martes 06 de diciembre de 2022 - Edición Nº1462

Info Gral | 22 nov 2022

Bitcoin vs Ethereum, ¿quién ganará?

Los activos digitales ofrecen un sistema de pago descentralizado que surge como consecuencia directa de la desconfianza de las personas en los gobiernos y sistemas financieros. En la actualidad existen más de 8.500 criptomonedas, sin embargo, el Ethereum y Bitcoin luchan por convertirse en la más utilizada.


Los activos digitales ofrecen un sistema de pago descentralizado que surge como consecuencia directa de la desconfianza de las personas en los gobiernos y sistemas financieros. En la actualidad existen más de 8.500 criptomonedas, sin embargo, el Ethereum y Bitcoin luchan por convertirse en la más utilizada.

Quienes se mueven en el entorno de las criptomonedas y estudian un poco el valor de Ethereum reconocen las que el activo viene ganando terreno frente a Bitcoin, de hecho, tiene mayores perspectivas de crecimiento. Si bien son muchos los factores influyentes en su consolidación, existen algunos que merecen ser considerados.

Prueba de Trabajo Vs Prueba de Participación (POS / POW)

En principio Bitcoin y Ethereum compartían el uso de Proof of Work, protocolo de consenso que, a través de ecuaciones matemáticas, resuelve problemas criptográficos, función que supone un fuerte gasto energético y computacional.

Teniendo como objetivo reducir el gasto energético, Ethereum actualizó su funcionamiento al uso de Proof of Stake, sistema que además incrementa la seguridad y escalabilidad del activo.

Se estima que la implementación de PoS en Ethereum consume hasta 99,95% menos electricidad respecto al uso con PoW que mantiene Bitcoin, cifra imposible de ignorar y que marca hito en el mundo de las criptomonedas 

La transformación de Ethereum no convierte a su blockchain en uno de los más sostenible con el medio ambiente, sino que abre paso a la posibilidad de generar intereses validando sus transacciones e impacta de forma indirecta en la cotización del Bitcoin altcoin que aún lidera el mercado. 

ETH 2.0

La actualización de Ethereum remueve el ecosistema de las criptomonedas. “La Fusión” o “The Merge” genera revuelo desde dos puntos de vista: por un lado, altera el funcionamiento general de la cadena de bloques gracias al uso de una infraestructura tecnológica que disminuye el consumo energético.

Por otra parte, el cambio supone una importante reducción de las comisiones que generan las transacciones. Asimismo, optimiza la capacidad para validar las operaciones, aspecto que repercute en la escalabilidad del criptoactivo. 

Gastos para enviar dinero

Si bien aún se desconoce el impacto real de la transformación de Ethereum en materia de costes en las transacciones. Hasta el momento de la actualización la comisión promedio por transacción de la red Bitcoin experimentó un descenso constante desde los USD 62.79 en abril de 2021.

Más allá de conocer la relación BTC/USDT la clave al momento de cuantificar las comisiones de transacción de Bitcoin es el tamaño de la transacción y el tráfico de la red. En general, transferir cada byte demanda entre 1 y 10 Satoshis.

Los costes de las transacciones de Ethereum no suponen grandes variantes respecto a las de Bitcoin, por media, la cantidad de gas en ETH ronda los 21,000.

¿Cuál es el más rápido?

En promedio, Bitcoin demora alrededor de 10 minutos en poder crear o minar un bloque, aunque la velocidad de transacción es variable en función de muchos aspectos. Cabe acotar que, en el 2019, el tiempo de transacción promedio de la criptomoneda era de 60 minutos.

La actualización a Ethereum 2.0 implica la capacidad de procesar transacciones en 64 fragmentos, lo que conduce a una evidente mejora en el rendimiento del activo. Se estima que la red podría escalar hasta unas 100.000 transacciones por segundo sólo en la Fase 1.

Entorno y Dapps

La comunidad de ETH presume del mayor número de desarrolladores del ecosistema blockchain, lo que evidentemente se traduce a más DApps. En la actualidad Ethereum suma más de 2.425 con aproximadamente 17.240 usuarios activos.

Debido a que las aplicaciones descentralizadas persiguen lograr que los usuarios se relacionan entre sí de forma directa y cierren acuerdos, esta característica juega a favor de ETH.  

¿Por qué Ethereum podría robarle el primer puesto a Bitcoin?

Nadie puede negar que Bitcoin marcó el rumbo del sistema financiero al ofrecer una forma de manejar dinero fuera del control gubernamental, sin embargo, es necesario entender que la verdadera revolución recae sobre la tecnología de la cadena de bloques y no en la criptomoneda en sí.   

En este sentido, Ethereum aprovechó lo mejor de la tecnología blockchain para impulsar aplicaciones y contratos financieros descentralizados.

De esta forma no sólo consiguió abrirse campo en el mercado de las altcoins, sino convertirse en la plataforma descentralizada más grande del mundo en la que se gestionan a diario contratos inteligentes y aplicaciones, sin la intervención de terceros.

A diferencia de Bitcoin, el activo no se limita a un medio de intercambio o reserva de valor, sino que encuentra aplicación en diversas áreas, incluyendo DeFi y tokens no fungibles (NFTs), sin apartar que se emiten 18 millones de Ether al año.

Ethereum 2.0 marca la diferencia

La actualización al sistema Proof of Stake aporta mayor seguridad y escalabilidad, además de una reducción significativa del gasto energético. El duelo de precios también se hace sentir.

Aunque Bitcoin duplica en valor al Etherium, y representa el 42% de los activos del mundo, en los dos últimos años viene perdiendo ventaja. Los indicadores demuestran que cuando BTC experimenta alzas ETH sube más y viceversa, entendiéndose las probabilidades de que esta última termine consolidándose al punto de superar al activo digital que dio origen a todo.

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias